Frutos secos, la merienda saludable que necesitas

La clave de una buena alimentación es consumir diariamente la cantidad de nutrientes que tu cuerpo necesita.

Muchos piensan que al dejar de comer podrán bajar de peso con mayor facilidad pero esto produce un descontrol en los niveles sanguíneos, además que trae consigo diferentes problemas de salud.

Lo ideal es hacer tres comidas base y en los intermedios, integrar dos meriendas saludables.

La mejor alternativa son los frutos secos pues son ricos en vitaminas y minerales, además que tienen antioxidantes y alto contenido de fibra.

Valor nutricional

Comer frutos secos ayuda a la prevención de enfermedades cardíacas, osteoporosis, estreñimiento, diabetes, entre otras, además de condiciones médicas como la obesidad.

Este tipo de alimentos contiene:

  • Minerales: Calcio, hierro, magnesio, zinc, potasio, fósforo.
  • Vitaminas: B1, B3 y E.
  • Grasas buenas: Ácido oleico y omega 3 y 6.
  • Proteína: De origen vegetal.
  • Fibra.

¿Cómo debo consumirlos?

Lo ideal es que los consumas al menos tres veces a la semana, sin embargo puedes asesorarte con un nutricionista para que te indique la mejor dosis, según tus necesidades.

A pesar de que se trata de un alimento saludable, no es bueno excederse. Hay que recordar que los frutos secos son ricos en grasas.

Los productos naturales con o sin concha se recomiendan de 5 a 7 veces a la semana; mientras que los tostados con o sin sal y los que vienen en presentaciones cremosas, deben consumirse 2 o 3 veces por semana. Finalmente en presentaciones de harina, fritos o cargados de azúcar, deben integrarse a la dieta máximo una vez a la semana.

Entre las alternativas a encontrar tenemos: Nueces, maní, almendras, pistacho, avellanas, piñones, semillas de girasol, semillas de calabaza, entre otras.

Aventúrate a comer rico y sin remordimientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *